Desconocidos se tomaron la estación Isla VI en Puerto Wilches. El campo se encuentra apagado

317

El hecho se presentó al caer la tarde este de este viernes. Ecopetrol confirmó que los intimidadores ingresaron al campo Yariguí-Cantagallo, lo que obligó a suspender las operaciones. Les habrían pedido a los operarios desalojar las instalaciones quienes, a su vez, solicitaron media hora de espera para realizar un apagado seguro de la maquinaria eléctrica y electrónica. Adicionalmente, un grupo de personas se encuentran en los equipos de subsuelo ubicados en Isla V, quienes amenazaron a los trabajadores y los obligaron a retirarse de los equipos.

El alcalde de la localidad, Jairo Toquica Aguilar, se pronunció sobre el hecho. “Entendemos que hay unas reclamaciones que hace la comunidad para solicitar algunos mejoramiento e inclusión laboral, pero las vías de vandalismo no son las apropiadas”, manifestó.

El ejecutivo advirtió que el apagado del campo podría afectar el suministro de gas para gran parte de la población del Magdalena Medio, lo que en efecto sucedió. La estatal petrolera suspendió el servicio a comunidades vecinas como las veredas kilómetro 8, Puente Sogamoso -El Pedral, Santa Teresa, Brisas de Bolívar, Patico Alto, Patico Bajo, además de a los municipios de Puerto Wilches, Cantagallo y San Pablo, estos dos últimos en el sur de Bolívar. “Invito a las personas que están cometiendo esos hechos y que están poniendo en entredicho el buen nombre de Puerto Wilches, a que cesen estas actuaciones”, añadió.

Advirtió que la institucionalidad con la Policía, la Armada y el Ejército van a retomar el control de la situación en este campo petrolero y dijo que, si hay dificultades, se dirimirán con el acompañamiento de la Procuraduría Provincial de Barrancabermeja, de los ministerios del Interior, del Trabajo y de Minas y Energía, así como de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

“Ecopetrol hace un llamado a las autoridades para que se restablezca el orden público cuanto antes, dado que se han incrementado los actos de violencia en contra de los trabajadores y sus instalaciones en la zona. Así mismo, reitera su llamado a la sensatez y al diálogo como único mecanismo para superar las diferencias”.  La noticia de esta intimidación le llega a la compañía petrolera en momentos en que su campo petrolero en Yondó, Casabe, lleva varios días bloqueado por las comunidades con las que no ha podido dirimir un conflicto laboral – social que también ha derivado en ataques a la infraestructura.