Docentes deberán asistir a las aulas para inicio de clases

323

A través de la resolución 777 de 2021, el Ministerio de Salud informa sobre los nuevos lineamientos para la reactivación de varios sectores. Los colegios son uno de ellos, y se espera que a partir del 15 de julio se dé el regreso a las aulas de clases en todas las instituciones de básica y media, educación superior del país.

Cabe resaltar que el Ministerio de Educación le da la potestad a las secretarias de Educación departamentales y municipales de definir el regreso a los colegios. La fecha para el posible inicio de clases presenciales será el 15 de julio, fecha para la cual, inicia el calendario escolar, luego de las vacaciones de mitad de año, y adicionalmente todos los docentes tendrán su esquema de vacunación contra el Covid-19.

Se trata de un anuncio que aceleraría el retorno a las aulas, que a la fecha solo se ha aplicado en el 30,4 por ciento de las sedes educativas del país y ha beneficiado al 15,5 por ciento de los 9,7 millones de estudiantes.

Entre las nuevas directrices para el regreso a la presencialidad en las aulas está la responsabilidad que tendrán los profesores y toda la comunidad educativa, la normativa establece, entre otras cosas, que “todo el personal que labora en los establecimientos educativos debe prestar sus servicios de manera presencial”. Es decir, todos los profesores tanto del sector público como privado deben asistir a las aulas.

En caso de no asistir, el ministerio fue claro en que tendrán el riesgo de “no recibir el salario por los días no laborados de manera presencial sin justificación alguna, e incurrir en faltas disciplinarias por no cumplir con las finalidades de su cargo y el cumplimiento de sus deberes”.

Aquí le explicamos como será el regreso a clases después del 15 de julio.

¿Vuelve la presencialidad total a las aulas?

Lo que establece la resolución es que todas las actividades, incluidas las educativas, podrán reactivarse en los municipios en los que la fase 1 de vacunación tenga una cobertura mínima del 69 por ciento, lo cual para la fecha estimada se espera que se haya cumplido en todo el país.

De esta forma, todos los colegios del país podrán tener clases presenciales siempre y cuando se cumplan ciertos protocolos de bioseguridad, que fueron actualizados en la resolución 777 y ahora son más fáciles de cumplir, lo cual permitiría que más sedes educativas reinicien actividades en sitio.

Estos incluyen el distanciamiento físico de al menos un metro dentro de las aulas. De tal forma que el aforo se determinará de acuerdo con la capacidad de las instituciones de cumplir con este requisito en sus espacios físicos. En ese orden de ideas, aunque el propósito es llegar a una reactivación total, pueden darse casos en que los menores deban seguir alternando clases presenciales y virtuales.

¿Será obligatorio enviar a los niños a clase?

No. El modelo de alternancia se mantiene, dado que hay niños, niñas y adolescentes con comorbilidades que no están cubiertos por las primeras fases del Plan Nacional de Vacunación. Por su condición de salud podrán quedarse en casa y seguir recibiendo clases a través de herramientas virtuales.

Además, la decisión de enviar a los hijos al colegio continúa siendo de los padres de familia.

¿Qué pasa si hay un contagio en el colegio?

Una novedad es que no es necesario el cierre del establecimiento educativo si se presenta un contagio en las aulas. En cambio, se debe evaluar si es necesario aislar el grupo fijo de trabajo del estudiante infectado.

¿Cuáles son los nuevos protocolos de bioseguridad en los colegios?

Dentro de la actualización de los protocolos se encontró que las medidas que han demostrado mayor efectividad para la contención de la transmisión del virus son las medidas de autocuidado: lavado de manos, distanciamiento físico, uso de tapabocas, ventilación adecuada, manejo de residuos y limpieza y desinfección.

Así las cosas, específicamente para el sector educativo se establecieron varios puntos, entre los que destacan:

– Uso permanente del tapabocas, preferiblemente quirúrgico. Las bufandas, gorros o pasamontañas no lo sustituyen.

– Siempre que sea posible, mantener puertas y ventanas abiertas para permitir la circulación natural del aire.

– Privilegiar las actividades al aire libre.

– Mantener el distanciamiento físico de al menos un metro en las aulas.

– Desarrollar protocolos de limpieza y desinfección de todos los entornos.

– Mantener grupos fijos de niños, niñas y adolescentes.

– Evitar aglomeraciones a la entrada y salida de las instituciones y a la hora de consumir y distribuir alimentos. Esto se hará con horarios escalonados.

– En el transporte escolar, mantener una ventilación adecuada: apertura constante de ventanas. Si esto no es posible, usar el sistema de aire acondicionado, sin encender el modo de recirculación de aire. Mantener el silencio en las aulas en lo posible y evitar el consumo de alimentos.

– Niños y niñas menores de 2 años no deben utilizar tapabocas de ningún tipo por riesgo de asfixia.

– Lavado de manos con agua y jabón periódicamente.

Fuente El Tiempo, Portafolio

Foto: Jhon Bonilla – Portafolio