Se desconoce el paradero del médico señalado de abuso sexual en EPS

270

Desde el pasado 12 de septiembre no se tienen noticias del ginecólogo Ernesto Ortiz Ruiz, acusado de abusar sexualmente de una joven de 21 años en Bogotá.

Tras conocer la medida de aseguramiento dictada por la fiscal en medio de una audiencia virtual por acceso carnal violento y acto sexual abusivo con incapaz de resistir agravado, el hombre abandonó la audiencia luego de no aceptar los cargos, y desde ese momento no se sabe nada de él.

A la cárcel ginecólogo acusado de violar a una paciente en Bogotá | La FM

“él sabía perfectamente cuales eran los objetos de las audiencias, no sé qué argumentos tendrán, pero abandonaron la sala sin decir absolutamente nada hace más de media hora” Dijo la fiscal encargada.

El médico se ausentó bajo el argumento de sufrir quebrantos de salud por lo que fue remitido a una clínica para ser atendido. Sin embargo, su ausencia no fue anunciada por los abogados del médico y a partir de ese momento, no se tiene información del acusado.

Se supo además, que al ginecólogo ya se le había citado a una sala asignada por la Fiscalía para llevar el caso, pero no se presentó.

El caso

La Fiscalía argumenta que los hechos habrían ocurrido en medio de una cita médica agendada por la EPS a la joven.

“Desde el momento en el que se conoció la denuncia, una fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales de Bogotá recopiló información y elementos de prueba que darían cuenta de lo ocurrido” dijo la Fiscalía.

“La joven víctima, de 21 años, llegó al consultorio ubicado en la calle 13 con carrera 65 en Bogotá. El galeno le realizó el examen general y, posteriormente, la habría agredido sexualmente” añadió.

Familiares de la joven, afirman que el médico se aprovechó de estar en la cita para abusarla, por lo que pidió a las autoridades celeridad y justicia.

En la denuncia, la joven contó los hechos en los que el médico la agredió verbal y sexualmente cuando le estaba haciendo el examen.

“Cuando yo intentaba correrme, él me forcejeaba las piernas de una manera en la que yo me empecé a asustar bastante. No me lograba correr porque la camilla no era una ginecológica, era una común y corriente, entonces a lo que yo me jalaba se corría era el papel en el que yo estaba acostada. Noté que tenía un preservativo”, dijo la víctima.

“Me puse muy nerviosa, estaba muy lastimada y él me empezó a decir cosas, que estoy muy deliciosa y que estoy muy rica, y expresiones feas. Me levanté de la camilla a ponerme la ropa rápidamente, pero él se puso de pie junto a la puerta y me dijo que no me podía dejar ir hasta que no me entregara los exámenes. Me dijo que esperaba que el próximo control lo tuviera con él”, agregó.

La joven víctima explica que el hecho duró cerca de dos minutos y que cuando logró salir, llorando y desconcertada, pidió ayuda a los vigilantes de la clínica para llegar al CAI más cercano a realizar la denuncia.

La EPS involucrada se pronunció sobre los hechos tras conocerse las denuncias y por medio de un comunicado, expresaron estar prestos a colaborar con cualquier requerimiento de las autoridades.

 

Fuente: Semana.